domingo, 13 de noviembre de 2016

DOMINGO 33 DE TIEMPO ORDINARIO



CON VUESTRA PERSEVERANCIA  SALVAREIS VUESTRA ALMA

Supongamos que una mañana temprano, cuando todavía estas en la cama, sientes un dolor agudo en el pecho y te falta el aire. “¿Será un ataque al corazón?”, piensas. Reconoce que restarle importancia a los síntomas, no servirá de mucho y que convendría tomar medidas urgentes. Así que llamas una ambulancia para que te lleve al hospital. Es posible que el médico le haga un electrocardiograma a fin de establecer un diagnóstico y administrarle el tratamiento adecuado, pues sabe que actuar con prontitud puede salvarle la vida.

Pues algo parecido queridos hermanos nos viene a decir el Evangelio (Lc 21,5-19) de este domingo día del Señor. Ya no es el tiempo de contemplar el templo y su belleza porque será destruido y ninguna piedra quedará sobre piedra, de hecho ya pasó con el templo de Jerusalén. No es tiempo simplemente de levantarte un domingo como hoy e irte a la santa celebración para solo el cumplimiento o porque…qué dirán si se enteran que no voy a la misa, o ¡vaya que me sorprenda el ultimo día! no hermanos, no es tiempo de esto sino el momento de actuar con plena consciencia el por qué hago esto o a lo otro, ¿por qué me esfuerzo para vivir de esta forma? ¿Por qué no me da igual cualquier forma de vida? ¿Por qué sigo esperando en la vida eterna que ninguna persona ha visto aun en medio de tantas contradicciones, en medio de tantos sufrimientos y obstáculos, por qué?

Hoy son muchos los que proclaman la inminencia del fin del mundo y paralizan a muchos con miedo, hacen tambalear la fe de muchas almas e incluso llegan a realizar  barbaridades engañando a mucha gente. Pero Jesús hoy por boca de Lucas nos alerta “cuidado con aquellos, no vayáis tras ellos y aunque oigáis noticias de guerras y revoluciones, no tengáis pánico. Es más, os echaran mano y os perseguirán hasta entregarlos a los tribunales y a la cárcel por mi nombre pero así tendréis ocasión de dar mi testimonio. Tened fe y seáis perseverantes, no preparéis vuestra defensa porque yo os daré palabras y sabiduría a las que nadie podrá contradecir”.

Estas son las palabras que nos alientan en este domingo, día de fiesta. Palabras que nos animan en nuestro camino de fe. Palabras que nos anuncian las exigencias del seguimiento y el apoyo de nuestro Dios.

Animo pues hermanos hacer frente a los falsos mesías y a confiar cada vez más en el Señor Dios Todopoderoso. No hay tiempo que perder, ya sabes que actuar con prontitud puede salvar tu vida y una vez más no temas a los que te pueden quitar la vida sino al único que te puede quitar la vida y al mismo tiempo el alma. El medico supremo, Dios nuestro Padre celestial nos espera para hacernos un electrocardiograma a fin de establecer un diagnóstico y administrarnos el tratamiento adecuado. Con humilde confianza acudamos a Él.


Buen domingo que Dios te bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DIOS ¿PROVOCADOR DE UNA CRISIS?